Hablemos de fútbol

¿Confías en Dios?

Escrito por Gareth Haddow de Ambassadors Football

A medida que la temporada comienza a terminar, la competencia por “los silveware”, como se le llama en Inglaterra a los lugares en la Liga de Campeones, el descenso y la promoción se sienten a flor de piel. Estas últimas semanas hemos vito mucho fútbol, el West Brom ha luchado para no caer en la parte inferior de la tabla, Fulham pasó a los play off, Swansea sale de la zona de descenso, Arsenal pierde 4 juegos seguidos por primera vez con Arsene Wenger, Tottenham llevándose por delante a Europa y el Real Madrid venció al PSG.

¿Has disfrutado lo que tu equipo ha logrado en las últimas semanas? ¿por qué?

Sin dudas, la mayor presión parece recaer sobre los directores técnicos, en las últimas semanas, especialemtne hemos visto aumentar la presión sobre ciertos técnicos: Arsene Wenger, Alan Pardew y Unai Emery.

¿Confías en el director técnico de tu equipo? ¿Te gustaría ver a alguien más a cargo? ¿Quien?

Los técnicos, seguro comenzaron la temporada con objetivos y sueños para su equipo. Ya sea sobrevivir al descenso, ir a una buena final por la copa, reclamar una posición en la Liga de Campeones o ver a jugadores individuales asegurar un lugar en el equipo nacional para que puedan ir a la Copa del Mundo.

¿Cree que el director técnico ha logrado lo que se propuso al comienzo de la temporada o cuando se hizo cargo del equipo?

Si no es así, ¿en qué punto se llega al sentimiento de “no tiene remedio, se acabó”?

Como seguidores de Jesús, se nos dice en Proverbios 3: 5 “Confía en el Señor de todo corazón y no te apoyes en tu propio entendimiento”

En el libro de Hechos vemos a un hombre llamado Esteban elegido por los discípulos para ser un líder en la iglesia (Hechos 6 vs 5 – 6).

Esteban creció en su fe y Dios lo usó para realizar muchos milagros. Durante este tiempo fue arrestado. Mientras estaba en juicio, habló con sabiduría y pronunció un discurso asombroso (Hechos 7). Aquellos que lo llevaron a juicio estaban furiosos con lo que dijo y lo arrastraron fuera de aquel lugar para ser apedreado hasta la muerte.

Mientras Esteban estaba siendo apedreado hasta la muerte (final de Hechos 7) clamó a Dios “dame la bienvenida a tu hogar y perdona a estos hombres por lo que han hecho”.

Esteban confió en Dios a pesar de todo lo que le sucedió. ¿Serías capaz de confiar en Dios de la misma forma?

 


Descarga nuestros artículos anteriores

 

¿Confías en Dios?

¿Con qué frecuencia oras?

Sobre la roca

¿Practicas o vives para el deporte?

El fin de una temporada

Fútbol – variado, complejo…

sacando lo mejor de ti

¿Quién te anima?

Money, money, money

Un llamado a la inclusión